Caso otros trastornos 02

 


Consultas seleccionadas 

  • Otros problemas en los que la ansiedad juega un papel importante o está presente

    Tartamudez


Ésta es una más de las miles de consultas que recibimos cada año en la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS). Las consultas que han sido seleccionadas pretenden servir de ejemplo a otras personas que sufren problemas similares. Reproducimos estas consultas, con muy pocas modificaciones. Nos hemos limitado a modificar los datos de identificación para conservar el anonimato de las personas que nos consultan.

 

En primer lugar gracias por su atención. Tengo 36 años, soy varón y desde hace aproximadamente 10 años padezco (al menos eso me diagnosticaron) de Ansiedad Generalizada (a veces, el especialista, habló de neurosis obsesiva).

Durante este tiempo, y de modo intermitente, he sido tratado con ansiolíticos. En la actualidad sigo en tratamiento (con L.), y creo que su acción ansiolítica esta dejando de serme efectiva, aunque al intentar reducir la dosis (me medico con este fármaco desde hace aproximadamente un año de manera ininterrumpida) tengo serios problemas de conciliación de sueño, de concentración e incluso problemas psicosomáticos como mareos, opresión en el pecho, etc.

Mi problema de ansiedad o neurosis lo manifiesto generalmente en las relaciones interpersonales (no obstante, no creo que sea un problema de timidez), y mas concretamente, en la comunicación oral. En principio, no tengo problemas ni temor en relacionarme con los demás. Desde niño tuve tendencia a hablar rápido, y a "atrancarme" al hacerlo, no dando mayor importancia al hecho. 

De adulto, y desde hace aproximadamente este tiempo (10 años), el hecho de "tartamudear" moderadamente me fue preocupando cada vez mas, hasta crearme un verdadero conflicto por ello. 

Un ejemplo: "Un día al hablar tengo dificultad al pronunciar el numero "cero", deteniéndome incomprensiblemente en la "c" (cccccccccero). Pues bien, en días, semanas e incluso meses posteriores al hecho, siempre que necesité utilizar ese palabra (numero) tuve dificultades de pronunciación, surgiendo, creo, de mi subconsciente el recuerdo del momento en el que no fue posible pronunciar bien, y volviendo, de nuevo incomprensiblemente, a pronunciarlo mal.

Creo que esto se convierte en una obsesión, y me obsesiono, valga la redundancia, con aquellas palabras que me ocasionaron problemas al pronunciarlas, por lo que intento evitar su uso, y cuando decido hacerlo, para enfrentarme al hecho ya que lo considero del todo ilógico, la mayoría de las veces vuelvo a tener las mismas dificultades. Esto hace que me sienta mal, inseguro e incapaz de hacer algo tan elemental como hablar, y la verdad, me atormenta.

No estoy seguro de si con lo relatado será suficiente para hacerse una idea de cual es mi problema, pero creo que no debo extenderme mas.

Resido en Salamanca, trabajo en administración de empresas y les agradecería enormemente que contactasen conmigo al objeto de informarme sobre mi enfermedad y sus posible soluciones.

En espera de ello, reciban un afectuoso saludo.