Emociones y Salud-Octubre-2017

Actividad de las comisiones

COMISIÓN "EMOCIONES Y SALUD"

Coordinadoras: Dña. Julia Vidal y Dña. Rosario Morales

Queridos compañeros y compañeras de la SEAS,

Hace pocos días hemos tenido el placer de compartir un espacio de conocimiento y de encuentro con muchos de vosotros en la XXI Reunión Anual de la SEAS. Han sido muchos los trabajos presentados con los que hemos aprendido, y muchos de ellos relacionados con el ámbito de las emociones y la salud, p. ej. en dolor o fibromialgia, obesidad, cáncer, etc.

Desde la Comisión de “Emociones y Salud” seguimos activas en nuestro objetivo de aportar información de trabajos científicos recientes donde se conozca más las consecuencias en la vida emocional de las personas, ante enfermedades físicas.  Muchas de estas enfermedades son crónicas y conocer el impacto no solo en el diagnóstico sino a lo largo de todo el proceso, y aprender el mejor manejo emocional,  se hace cada vez más necesario.

En esta Reunión, desde nuestra comisión se ha presentado el trabajo de una compañera psicóloga e investigadora, Ana Isabel Cobo. Presentó el trabajo titulado “El impacto emocional del cáncer de mama” aportándonos datos muy interesantes que queremos compartir con todos en este boletín. También os hacemos llegar un artículo fruto de la última reunión de nuestra comisión, sobre "Necesidades diferenciales en intervención en pacientes con impacto por diagnóstico y/o proceso oncológico".

Estaremos encantadas de que todo el grupo que llevamos años activas en esta comisión, prosigamos en esta tarea, y que otras personas os suméis a nuestro grupo de trabajo.

Es parte de nuestro objetivo dentro de la SEAS difundir conocimiento emocional para mejorar la salud y calidad de vida y será un placer continuar este camino.

Os esperamos en nuestra Comisión

Un abrazo

Julia Vidal y Rosario Morales

RESUMEN DEL TRABAJO PRESENTADO

"Impacto del cáncer de mama en la sexualidad"

El cáncer de mama es una de las enfermedades oncológicas de mayor prevalencia, que ha dado lugar a numerosos estudios que nos ayuden a mejorar la atención integral de las personas que pasan por su diagnóstico y tratamientos
El Objetivo de esta investigación fue conocer la respuesta sexual antes y después de padecer cáncer de mama y conocer los tipos de disfunciones sexuales más habituales tras la enfermedad.
El estudio fue realizado con 520 mujeres entre 21 y 66 años, con cáncer de mama. Se les pasaron una serie de cuestionarios para conocer en profundidad el impacto del cáncer en estas mujeres y concretamente en su sexualidad, teniendo en cuenta datos de antes y después de la enfermedad.
Los resultados nos indican que los principales problemas sexuales encontrados fueron: no lubricación (61,5%), bajo deseo (60.5%), dolor por penetración (50.6%), miedo a que la pareja no la encuentre atractiva (37.8%), miedo a que le toquen el pecho (32.2%), no llegar a la excitación (24.6%), las zonas erógenas han cambiado (20.3%).
Entre estas mujeres, se vio que las que había tenido una mastectomía bilateral, tenían aún mayores dificultades en su sexualidad, igualmente se incrementaban los problemas en las que han recibido quimioterapia, radioterapia y tratamiento hormonal, siendo estas últimas de tratamiento hormonal, las que mayor porcentaje de disfunción sexual presentan (p<0.001).)
La sexualidad cambia en las mujeres que han padecido cáncer de mama. Hemos visto que los principales problemas que suelen tener es dolor en la penetración, falta de deseo, dificultad en la lubricación y dificultades en la fase de excitación.
Con esta información tenemos que estar atentos los profesionales de la psicología, para atender estas dificultades que causan tristeza y malestar y alteran la vida de la pareja. Y para las mujeres que han pasado por esta enfermedad que conozcan que es un problema habitual y que se animen a afrontarlo activamente y junto a sus parejas.
Sería deseable que se creasen desde distintos estamentos públicos y privados, programas de educación sexual que proporcionen información útil y adecuada, que favorezca el desarrollo de un repertorio sexual más amplio, que enseñe a estimular la comunicación en la pareja, y potencien la autoestima en la sexualidad, y todo esto unido a favorecer una buena gestión de sus emociones con la que disminuir ansiedad y tristeza, para ganar con todo ello salud emocional.